martes, 5 de marzo de 2013

5/3/13

5/3/13

Te levantas cada mañana,
abandonas tu cómoda cama,
como siempre, te cuesta.
Monotonía absurda,
sin sentido y estúpida.
Entre los días no hay diferencia.
Al menos hasta que a casa
llegas y ahí cambia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario