martes, 24 de septiembre de 2013

24/9/13

24/9/13

Me duermo, ya no aguanto,
me resulta difícil estar despierto.
La clase es demasiado aburrida
es una constante tortura.
Se cierran mis párpados,
no puedo evitar cerrarlos,
hasta me lloran los ojos.
La profesora no puede ser más sosa,
aburre hasta a las mismas moscas.
El timbre de su voz aguda
taladra dentro de mi cabeza.
Dos horas seguidas con esta tipa
y casi cada día de la semana.

1 comentario:

  1. Lo tuyo es a la poesía lo que que una licuadora a la música :D

    ResponderEliminar